Noticia

El orgullo de los primeros logros

20 de Noviembre de 2021

La mañana de sábado en el pabellón Juan María Parés significó tanto, que los 40 jugadores que componen nuestros tres equipos de fútbol sala, el Prebenjamín A, el Prebenjamín B y el Preescolar merecen de sobra esta crónica.

Imagen principal noticia

Crónica de Óscar Arcones 
El 20 de noviembre es el Día Universal del Niño, según recordó el Textil Escudo en sus redes sociales como cada día a primera hora de la mañana, así que los más pequeños del Textil Escudo, esos de entre cuatro y siete años que dan sus primeros pasos en competición, decidieron sumarse a la fiesta y reivindicarse como lo que son, el más bonito y feliz de los futuros para nuestro club, que pase lo que pase en las categorías superiores, donde los resultados mandan, siempre podrá sentirse orgulloso de conseguir fomentar los valores del deporte entre las más jóvenes generaciones de deportistas de Cabezón de la Sal y comarca.

El encargado de abrir el fuego era el Prebenjamín A, que ya lleva mes y medio en competición, en la exigente primera categoría, con un único empate como resultado positivo, pese a su buena evolución en el juego, pero las victorias se les resistían a los de Marcos Díaz, que recibían a un Bezana que se encontraba igualado a puntos en la clasificación con el equipo cabezonense. El buen trabajo del equipo merecía un premio, así que el Textil Escudo saltó a la pista del Parés Serra con un plus de motivación para conseguir ese marcador positivo que les impulse en la clasificación, aunque no iba a resultar sencillo porque también el Bezana tenía el partido marcado en rojo en su calendario, así que era importante pelear de principio a fin y mantener la intensidad durante todo el encuentro.

Lo lucharon los locales, impulsados por la grada, con solidez en portería con un Laro imbatible, bien secundado por Miguel e Ismael segurísimos en la zaga, con Jose dando equilibrio al juego y con Luis y Marcos incisivos en bandas en busca del gol. A ambos conjuntos les costaba encontrar fisuras en las defensas contrarias, así que a balón parado fue como empezaron a llegar las ocasiones para los locales. Desde el banquillo dieron oxígeno al equipo los peleones Manuel o Iker, siendo Saúl protagonista al poner en juego el balón en una jugada de estrategia y encontrar a Ismael, que no desperdició la oportunidad para con un potente disparo lograr el 1-0 en el minuto 15.

También entraron y se hicieron notar Adrián, Unai y Guillén a lo largo del partido, sabiendo emplearse a fondo para mantener entre todos el excelente nivel de juego colectivo en una segunda mitad en la que supieron defender la ventaja, además de buscar el tanto de la sentencia, que se resistió al equipo. El proceso de aprendizaje en competición obliga a sortear reveses en forma de marcadores desfavorables, pero este sábado al Textil Escudo le tocaba saborear al fin la alegría de sumar tres puntos, de que cuando el colegiado señalara el final al fin la alegría fuera para ellos, para nuestro Prebenjamín A, al que se unen los compañeros Héctor y Valeria y que con todo merecimiento, ya sabe lo que es ganar. ¡Enhorabuena a todos!

En la grada estuvieron disfrutando de buena parte de ese partido los jugadores que componen el Prebenjamín B, aprendiendo como espectadores a ver el juego y a contagiarse de ese espíritu de trabajo conjunto de sus compañeros de club. Pero después les tocaba a ello y tras darles la enhorabuena a sus amigos del Prebenjamín A, les llegaba el turno de ser protagonistas a ellos, midiéndose al Amistad Sniace C, que como los de Cabezón, aún no habían puntuado en liga.

Dos rivales en idéntica situación en la tabla y que sobre la cancha mostraron su nivel similar y su hambre de resultados positivos, que con todo merecimiento tenían que llegar. Fue un duelo igualado, disputado, intenso y emocionante para los espectadores en la grada, en el que los torrelaveguenses se adelantaron con un gran tanto en el minuto 6, pero de penalti transformado por Antonio con un potente disparo, el equipo local consiguió restablecer la igualdad. De nuevo marcó el Amistad Sniace, pese a los esfuerzos bajo palos de un Iker Vigil muy metido en el partido pero al filo del descanso, Ciro asumió papel protagonista al aprovechar una magnífica asistencia de su amigo y compañero Javier.

Con 2-2 se llegaba al descanso, gracias al buen rendimiento de todos los que entraban a jugar, porque Sergio, Mateo y Nico sostenían al equipo con su esfuerzo en ataque y defensa, perfectamente secundados por los incansables Gael, Rubén, Iker García y Adrián, componiendo junto a Antonio, Iker Vigil, Javier y Ciro un equipo invencible. Antonio asumió la responsabilidad en la portería en la segunda mitad y fue Iker Vigil el que logró marcar con un tiro potente en el área que suponía la primera ventaja del Textil Escudo en el partido. Empató de nuevo un Amistad Sniace que no daba su brazo a torcer, pero el Prebenjamín B siguió peleando en busca del primer triunfo, consiguiendo Javier en una excelente jugada personal el definitivo 4-3 en el minuto 32. Había que sufrir hasta que el colegiado Jesús Alonso Palacio, con un gran arbitraje en ambos partidos, enseñando y ayudando a todos los pequeños, decretara el final y que la alegría se desatara con el primer triunfo de muchos para un equipo que va a más, a la espera de que Martín también sea pronto de la partida. ¡Otra enhorabuena para un equipazo!


Y el fin de fiesta correspondía al Preescolar, que se medía al Amistad Sniace en, ni más ni menos, el primer partido de su vida para los más pequeños del club. Y marcó más goles un Amistad Sniace con muy buenos jugadores en el campo, pero la victoria fue colectiva, porque jugar y divertirse, el único objetivo de estos aprendices de futbolistas de los dos equipos, se cumplió con creces. Al principio, cuando el gran colaborador José pitó el comienzo, los locales salieron algo cohibidos por tener tantas miradas fijas en ellos, pero poco a poco se soltaron y cuando Marcos Fidalgo logró el golazo, la euforia colectiva salió a relucir por parte de todos los presentes.

El aplauso es colectivo para Mateo y Pablo, porterazos, para Daniel, el goleador Marcos Fidalgo, Rubén, Miguel, Samuel, Marcos Ortiz, Marcos Alonso, Iker, Álex, Lucas, Pablo, Hugo Gómez y Hugo Landeras, con la ausencia de Felipe, que pronto disfrutará de un partido con los suyos. A esa afición se le caía la baba con los suyos, que ya saben lo que es jugar un partido, el primero de decenas o cientos que disputarán en sus vidas, marcando el 20 de noviembre de 2021 como el de esa primera vez de las muchas que llegarán.

El Textil Escudo es grande, principalmente, por todos estos pequeños nombrados en la crónica, que lucen sus colores y que a todos los que sentimos este club nos hacen sentirnos enormemente orgullosos. No por ganar o perder, sino por ese entusiasmo colectivo y contagioso que es, sin duda, el motor que mueve el deporte base. ¡No perdais nunca esa ilusión en la mirada!
1 2 3 ESCUDOOOOOO



Sin Comentarios


Iniciar sesion

Leer también
18 de Noviembre de 2021Virginia: el adiós de una capitana ejemplar
14 de Noviembre de 2021Empate a mucho
13 de Noviembre de 2021El enemigo en casa
09 de Noviembre de 2021Hoy juega...Nuestro Cadete

Volver Noticiero

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir su utilización, aunque debera tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades en la navegación. Si continúas navegando, aceptas su uso.

AceptarRechazar todas